Maritza Garrido Lecca deja el penal Ancón II tras 25 años en prisión

Sin brindar declaraciones a la prensa, terrorista se reencontró con su hermano, a quien besó y abrazó, antes de abandonar la zona de Piedras Gordas con rumbo desconocido.
Maritza Garrido Lecca dejó atrás los barrotes del penal Ancón II, donde terminó de cumplir la pena de 25 años de prisión que se le impuso por el delito de terrorismo.

En medio de gran expectativa, y entre decenas de periodistas que la esperaron durante gran parte del día, quien fuera la protectora del cabecilla senderista Abimael Guzmán recuperó ayer su libertad y salió del reclusorio ubicado en el sector de Piedras Gordas.

LEA: Agentes que capturaron a Abimael Guzmán perdieron dinero de recompensa en el CLAE (VIDEO)

Aunque los primeros hombres de prensa estuvieron en el lugar desde tempranas horas de la mañana, aproximadamente a las 5 de la tarde llegó al referido penal personal del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) para entregar a sus autoridades la resolución de dicha institución que autorizaba la liberación de Maritza Garrido Lecca.

Fuera del establecimiento penitenciario, en horas de la noche, trascendió que la bailarina esperaba la llegada de un familiar que la acompañara y ayudara en su traslado.

Pero no fue hasta las 9:02 p.m. que la senderista recuperó su libertad. Su salida comenzó con la llegada de una camioneta Honda de color verde de placa C7J-530, registrada a nombre de GL Constructores S.A.C., empresa que de acuerdo con informaciones preliminares fundó su fallecido padre, Enrique Miguel Garrido Lecca Higginson.

Cuando la bailarina salió del penal, vestía una casaca de cuero roja y una blusa azul, pero lo que más resaltó en ella fue su sonrisa al verse libre y observar al volante de la referida camioneta a su hermano Javier Garrido Lecca, a quien abrazó y besó al ingresar al vehículo. Como ocurrió durante su detención y encierro, no pronunció ninguna palabra de arrepentimiento.
RECHAZO. Al cierre de esta edición, Maritza Garrido Lecca y su hermano se dirigían hacia el norte con destino desconocido. De esta manera quedó descartada la versión de que irían a la casa de sus padres, ubicada en la cuadra 1 de la calle Miguel Aljovín, en Miraflores.

Más temprano, vecinos de Miraflores manifestaron su rechazo a la eventual llegada de la terrorista, al punto de que incluso demandaron al municipio de ese distrito que la declarara persona “non grata” en su jurisdicción, una situación muy similar a la ocurrida hace siete años en el caso de Lori Berenson, exintegrante del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) y cuya presencia también generó rechazo entre los residentes miraflorinos.

“El día viernes por la mañana, ante las informaciones de que Maritza Garrido Lecca será recibida en su casa por su madre, presenté una carta para que se le declare ‘vecina non grata’. Considero irónico que venga a vivir al distrito un símbolo de la insania terrorista. Sabemos que no ha cambiado su pensamiento y este es uno de los distritos que más sufrió con el terrorismo, por el atentado en la calle Tarata”, declaró Roxana Cieza, una de las vecinas.

Agregó que en 1984 su familia fue víctima directa de la violencia senderista, que cobró la vida de su hermano.

“Ella seguirá caminando, seguirá con su vida, mientras nosotros hemos perdido a nuestros seres queridos y hemos tenido que sobrevivir con esa pena. Este año se cumple 33 años de la emboscada senderista donde mi hermano perdió la vida”, añadió.

SEGUIMIENTO. Sobre la liberación de Maritza Garrido Lecca, el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, Javier Velásquez (APRA), exhortó al Gobierno a que invierta recursos en la preparación del personal de Inteligencia más que en la compra de equipos. Consideró que las recientes muertes de agentes del orden en las zonas de emergencia no se resuelven al adquirir materiales de logística.

“Lo que está pasando en el Vraem, la muerte de los tres policías por narcotraficantes, es la mejor evidencia de que lo que está fallando es la inteligencia humana. No es solo comprar más patrulleros, no es comprar más equipos de vigilancia, etc.”, expresó.

En ese sentido, resaltó que lo que se debe demostrar es que la inteligencia humana de los efectivos de nuestras Fuerzas Armadas es muy valiosa.

Por ende, recomendó que lo conveniente es invertir más en la preparación de las estrategias de inteligencia de los policías y militares. “Ellos van hacer todo un trabajo de inteligencia”, señaló.

Por su parte, el legislador oficialista Juan Sheput aseguró que el Gobierno estará muy atento a las actividades que desarrollen los sentenciados por terrorismo que recuperan su libertad, de manera que así se proteja a la población ante cualquier amago de amenaza.

“Se tiene que garantizar el derecho de todos los peruanos a la seguridad y tranquilidad, y eso pasa por un Estado alerta, un gobierno que esté atento al desenvolvimiento de estas personas que están saliendo en libertad, que ante cualquier rebrote lo que van a tener es la respuesta del Gobierno y del Estado, que no van a permitir ningún tipo de reconsideración de estos sujetos de volver a hacer tanto daño al país como en años anteriores”, sostuvo.

Asimismo, señaló que en el país se debe aplicar una política donde se respete el Estado de Derecho.

A su turno, la congresista Karina Beteta (FP) refirió que quienes apoyan a los terroristas y atacan al Gobierno pueden celebrar la liberación de Maritza Garrido Lecca.

“Hoy sale Maritza Garrido Lecca. Caviares, antifujimoristas y proterrucos pueden ir a esperarla, puede ser que sea su nueva lideresa”, escribió ayer en su cuenta en Twitter.

PROYECTO DE LEY. La ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, en tanto, confirmó que su despacho ya trabaja en un proyecto de ley para que los exsentenciados por terrorismo puedan cumplir con el pago de las reparaciones civiles que deben al Estado peruano producto de los delitos que perpetraron durante los años 80 y 90.

“Estamos buscando un mecanismo para que se pueda establecer un seguimiento y un monitoreo a la reparación civil. Si la persona adquiere un inmueble, o si quiere constituir alguna empresa, se pueda ir contra los activos que pueda tener o que pueda conseguir, de manera que garanticemos el pago”, enfatizó.

Marisol Pérez Tello precisó que, pese a los esfuerzos que se dan en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjus) por cobrar tales montos, en el caso de Maritza Garrido Lecca la deuda que mantiene con el Estado asciende a S/60 mil.

“Eso no quita la indignación de que una persona esté en libertad y le deba S/60 mil al Estado después de todo el daño que causó como terrorista. Pero la realidad es que la delincuente es ella, y lo que vamos a hacer ahora es no permitir que nuevamente se generen abusos o violaciones a la ley”, expresó.

No obstante, la titular del Minjus reafirmó su compromiso de permanecer “vigilantes” una vez que Maritza Garrido Lecca deje la prisión, de manera que ella o cualquier otro sentenciado por terrorismo no vuelva a cometer este delito.

“Yo creo que esto (la liberación) es el triunfo del Derecho, es el triunfo de la democracia. A pesar de la conducta que el terrorismo tuvo con nosotros, no se ha resquebrajado que se cumpla la ley, y con la ley vamos a hacer que el Perú no vuelva a sufrir”, sentenció.

Comentarios

comentarios